jueves, 13 de enero de 2022

Socios SanBur y tarjeta federativa 2022

Socios de SanBur. Enero de 2022.

Estrenamos el año siendo 168 sanbures. Unos pocos menos socios que en años pasados.

Si eres socio y has elegido federarte:

¡Gustoso estará nuestro secretario de entregarte la tarjeta correspondiente a Licencia Federativa 2022 en “FerreBike Mio Cid”, calle Mayor nº 31 de San Esteban!

Recuerda que la cobertura comprende desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del presente año. Puedes acceder desde ya a la licencia digital de la FDMESCYL, instalando la aplicación iSquad Montañismo en tu teléfono móvil, disponible para Android e iOS.

Una vez instalada, abre la aplicación e inicia sesión desde el menú ( ≡ ) arriba a la izquierda. Pulsa en el botón verde Iniciar sesión con iSquad e introduce el email y contraseña que utilizaste en su día para la afiliación en la plataforma miSquad.

Y para todos los socios:

El viernes 14 de enero se carga en cuenta la cuota anual de socio SanBur (10€) para 2022.

Un recordatorio. Al igual que el año pasado...

...la actividad del club sigue en suspenso mientras dure la pandemia Covid-19 y la organización de todo tipo de actividad montañera continúa paralizada. Pero con la esperanza después de 2 años, de que este 2022 nos devuelva por fin nuestras añoradas aventuras al aire libre.

¡Salud y monte!

viernes, 31 de diciembre de 2021

Feliz 2022

miércoles, 13 de enero de 2021

Socios Sanbur y tarjeta federativa 2021

Socios de SanBur. Enero de 2021.

Reabrimos el blog después de tantos meses para informar de las habituales actualizaciones del club de principios de año.
La actividad del club ha estado paralizada durante todo 2020 y continuará así mientras siga la situación excepcional de emergencia sanitaria que padecemos.

Número de socios de Sanbur:

Vamos primero con el número de socios del club: en este comienzo de 2021 somos 171 sanbures. Una ligera bajada respecto a años anteriores.

Nota para los federados:

¡Gustoso estará nuestro secretario de entregarte la tarjeta correspondiente a Licencia Federativa 2021 en “FerreBike Mio Cid”, calle Mayor nº 31 de San Esteban!

Recuerda que la cobertura comprende desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del presente año. Puedes acceder desde ya a la licencia digital de la FDMESCYL, instalando la aplicación para teléfonos móviles iSquad Montañismo, disponible para Android e iOS.

Una vez instalada, abre la aplicación e inicia sesión desde el menú ( ≡ ) arriba a la izquierda. Pulsa en el botón verde Iniciar sesión con iSquad e introduce el email y contraseña que utilizaste en su día para la afiliación en la plataforma miSquad.

Y para todos los socios:

Con fecha de 15 de enero se carga en cuenta la cuota anual de socio SanBur (10€) para 2021.

Por último un recordatorio.

Situación actual del club: ACTIVIDADES PARALIZADAS.


Nuestro club y mientras dure la pandemia Covid-19 debe prescindir de la organización de todo tipo de actividad. Obviamente a nivel particular tenemos todo el derecho del mundo para disfrutar de nuestro entorno natural, aunque muy pendientes de las restricciones del momento y lugar (limite perimetral, número de participante, convivientes, etc).

martes, 24 de diciembre de 2019

Tradicional Subida al Urbión 2019

21 de diciembre de 2019

¡Primer año sin representar nuestro Belén Viviente! Por primera vez -desde que existen crónicas- el grupo montañero Sanbur no ha tenido oportunidad de representar su tradicional Belén Viviente. Además es la segunda vez que no logramos completar la también tradicional subida al Urbión (la anterior se remonta al año 2011). Y todo ello culpa de Fabien y Elsa, los temporales que han azotado a la Península Ibérica estos días de atrás y que han convertido la montaña (la sierra de Urbión en nuestro caso) en territorio hostil. Por si fuera poco por primera vez subimos sin nuestro capitán, que debido a una inoportuna lesión lleva un tiempo en el dique seco. Un año, desde luego, con la suerte en contra.

2019-12-21_09-01-41_SanBur_Urbion

Decía el maestro Yoda aquello de "hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes". Las previsiones del tiempo pintaban bastos y el día se presentaba sombrío, lo que no echó atrás a los 9 sanbures dispuestos ese sábado a conquistar, como tantas veces, el pico Urbión. Por desgracia las condiciones meteorológicas se tornaron tan adversas que nada pudimos hacer, a la lluvia constante durante todo el día se unió el viento intenso y gélido en las zonas altas y expuestas.

Comenzamos monte arriba desde el aparcamiento del búnker, remontando la bien conocida senda entre pinos convertida ahora en un pequeño riachuelo. Algunos ya empiezan a sentir las botas calar por dentro, haciendo la experiencia más penosa. Inevitablemente se nos viene a la memoria nuestra aventura por el pico San Millán en Burgos, allá por el mes de abril, cuando sufrimos los rigores de otro temporal de frío y nieve. Parece que este año los vamos coleccionando. El viento esta vez no nos parece tan salvaje, pero la sensación de humedad es mucho mayor.

2019-12-21_09-22-33_SanBur_Urbion

Al salir del bosque de pinos quedamos expuestos al fuerte viento y lluvia racheados. En nuestra ascensión nos desviamos ligeramente de la ruta acercándonos a la cuenca del Duero: el río nace unos cientos de metros más arriba y aquí ya es una imponente corriente de agua que se precipita salvaje brincando entre las rocas. Llegamos al nacimiento y es cuando conocemos el verdadero temporal, pues el viento arrecia ahora con verdadera violencia. La mayoría hemos subido con los típicos ponchos de plástico que aquí apenas nos sirven de algo contra la lluvia. Más bien al contrario, por culpa del aire acaban completamente descolocados y nos provocan inoportunos desequilibrios. No es una prenda muy adecuada para la montaña y menos en estas condiciones. Por unanimidad decidimos darnos la vuelta, pues damos por seguro que arriba en el collado las condiciones son imposibles y no estamos dispuestos a pasar más calamidades.

2019-12-21_09-55-40_SanBur_Urbion

La bajada es rápida y ciertamente penosa. Nos movemos lo más rápido que nos permiten las piernas, entre riachuelos y zonas encharcadas, ya del todo calados y ateridos de frío. Nos alcanza un grupito de montañeros de Duruelo que han salido algo antes que nosotros y sí han logrado coronar, con esfuerzo, justo antes de lo peor del temporal. Al pasar junto al búnker sopesamos resguardarnos un rato en su interior esperando hasta que la lluvia nos de un respiro. Pero enseguida desechamos la idea ya estamos muy cerca del parking. Son poco más de las 11 ya estamos de vuelta en el bus. Rápidamente nos cambiamos con alivio la ropa mojada y reponemos fuerzas con un almuerzo rápido intentando entrar algo en calor. Y de ahí ponemos rumbo de nuevo hacia Duruelo, cabizbajos y con el cuerpo aún destemplado. En cada curva de la carretera observamos con asombro la fuerza con la que baja el agua, en imparables torrentes, por los barrancos hacia el valle del Duero, desbordando incluso los propios puentes.

2019-12-21_11-45-00_SanBur_Urbion

Y ya en el pueblo y con media mañana por delante, nos permitimos relajarnos en un largo vermú haciendo tiempo hasta la hora de comer. Como es costumbre acabamos -ya por sexta vez en Navidad- en el restaurante Torreblanca, donde nos está esperando un nutritivo cocido sobre el cual nos abalanzamos con ansia.

Y hasta aquí llega el relato de la subida navideña al Urbión 2019, probablemente la más accidentada de nuestra pequeña historia montañera. Volveremos el año que viene por estas fechas, esperemos que con mejores condiciones, y seguro con fuerzas renovadas, y con Ana y Vidal al frente del grupo.

¡El club montañero Sanbur os desea Felices Pascuas y los mejores deseos para el año 2020! Hasta la próxima.

miércoles, 20 de noviembre de 2019

XIII Ovochorizada en Velilla de San Esteban

19 de noviembre de 2019

Que llueva, que llueva
La Virgen de la Cueva...

Pues se cumplieron los pronósticos. Los pronósticos meteorológicos me refiero. Los augures del tiempo no se equivocaron ni un ápice: predicaban lluvia para el domingo y damos fe de ello, no paró de llover un solo minuto en toda la jornada. Todo para "alegría" de los 24 sanbures que desde Bocigas de Perales empezamos la ruta de la XIII Ovochorizada. Gajes del oficio como se suele decir, a lo que nosotros añadimos el clásico: al monte hasta con buen tiempo.

2019-11-17_09-27-22_Sanbur_XIII_Ovochorizada

Pero al mal tiempo buena cara -resiliencia lo llaman ahora, aunque nosotros somos más de refranes-. Con buen ánimo nos pertrechamos con los chubasqueros, ponchos y paraguas que previsoramente siempre echamos al macuto y comenzamos la ruta. Antes de abandonar Bocigas vislumbramos dentro del bar a un grupo de cazadores que no parecían tan dispuestos como nosotros a echarse al monte, mientras enormes todoterrenos y perros de caza aburridos esperaban afuera.

2019-11-17_10-11-21_Sanbur_XIII_Ovochorizada

Con este panorama se hace difícil disfrutar de un día de campo, pues vas caminando con el pensamiento de llegar a tu destino y deshacerte de la ropa mojada y la humedad, que siempre te cala los huesos por mucho goretex que quieras llevar. Se entiende entonces que hicieramos los 13.2km que separan Bocigas de Perales de Velilla de San Esteban en poco más de 2 horas y media (sin contar paradas). Salimos a una media de 5km a la hora, bastante más deprisa que de costumbre.

Caminamos siempre por pistas en general bien conservadas aunque con bastante barro en numerosos tramos. No estaba la cosa para muchas aventuras, pero íbamos bien guíados en todo momento por Miguel Ángel, que se conoce la zona al dedillo y Alberto, que en ausencia del capitán es el sanbur de más alta graduación.

2019-11-17_10-28-13_Sanbur_XIII_Ovochorizada

Llevabamos un buen rato pensando en el almuerzo cuando a eso de las 11 de la mañana nos presentamos en Alcozar. En los soportales de la plaza, mientras echábamos un bocado y nos resguardábamos de la insistente lluvia coincidimos con Ángel, el alcalde del pueblo -o más bien representante del alcalde de Langa de Duero- A pesar de su insistencia rehusamos amablemente la invitación de ver el interesante museo etnológico/casa rural. No parecía muy adecuado entrar con las botas hasta arriba de barro, además íbamos ya con prisas por llegar a Velilla. No obstante hicimos una rápida visita al lagar grande, restaurado en 2011. Prometemos volver con más tiempo en mejor ocasión.

2019-11-17_11-50-46_Sanbur_XIII_Ovochorizada

Recogimos nuestros enseres y continuamos camino. Saliendo de Alcozar la lluvia seguía cebándose con nosotros y se hizo aún más intensa, lo que nos obligó a apretar el paso. Afortunadeamente Velilla estaba a escasos 4 kilómetros.

Y 40 minutos después, algo antes de la 1 del mediodía por fin entramos en Velilla. Fuimos llegando algo desperdigados, buscando de inmediato refugio en el bar del pueblo. Con gran alivio nos cambiamos calzado y ropas mojadas, aprovechando para relajarnos y entonar el cuerpo, los unos al calor de una estufa, los otros con unas rondas de cervezas.

2019-11-17_14-18-22_Sanbur_XIII_Ovochorizada

Al rato se montó rápidamente una improvisada cocina en una nave que amablemente nos cedieron. Elvira y Pili se pusieron una vez más al frente de los fogones asistidas por los habituales Blas, Jarri, Tachen, Agus y Alberto. Las humeantes bandejas de huevos y chorizo salían a buen ritmo de la cocina para disfrute de los comensales instalados en el bar, 26 hambrientos sanbures (los 24 de inicio y 2 más que se unieron en Velilla) y 4 mujeres del pueblo que tuvieron a bien acompañarnos. Entre ellas estaba Vicenta, para quien es obligado tener unas palabras de agradecimiento: ella sola se las apañó para atender con paciencia y diligencia a la marabunta de sanbures que nos agolpábamos en la barra del bar de Velilla, tarea nada sencilla. ¡Y por si fuera poco tras la comida aún nos obsequió con unos deliciosos bollos de nata de postre!

2019-11-17_15-16-15_Sanbur_XIII_Ovochorizada

Se cumplieron los (malos) pronósticos meteorológicos pero también nuestros objetivos: disfrutar, a pesar del mal tiempo, de un día de senderismo y de unos "humildes" pero estupendos huevos con chorizo, y lo que es más importante siempre en compañía inmejorable, entre sanbures y las buenas gentes de Velilla.

Otra ovochorizda para el recuerdo, como no podía ser de otro modo. Ya solo nos quedan 6 pueblos por visitar: Quintanas Rubias de Abajo, Atauta, Ines, Matanza de Soria, Pedraja de San Esteban y... San Esteban de Gormaz. A partir del año próximo probablemente se convierta en la ruta que estrene el curso montañero.

viernes, 8 de noviembre de 2019

Proxima salida: XIII Ovochorizada

¡Camisetas y Ovochorizadas!

El Club de Montaña y Asociación Cultural SanBur tiene a bien obsequiar a sus socios con una estupenda camiseta técnica conmemorativa.

Pasa a recoger la tuya el sábado 16 de noviembre en…

  • BAR EQUUS de El Burgo, de 18:30 a 19:30 horas.
  • BAR ALQUERQUE de San Esteban, de 19:45 a 20:45 horas.

...y el domingo 17 de noviembre llega la XIII Ovochorizada... en Velilla de San Esteban.

Desde Bocigas de Perales, donde iniciaremos la marcha, Miguel Ángel socio sanbur y natural de Velilla nos ha preparado un tour por los históricos términos de Bocigas, Alcozar y por su puesto... Velilla de San Esteban.
Visita y... degustación de nuestra tradicional “ovo-chorizada”.

A estas alturas no es preciso recordarlo, aún así... ¿Qué es una ovochorizada?

OVOCHORIZADA: Dícese de la degustación gastronómica de huevos y chorizo restaurados en alegre fritanga.

Ruta de 14,7km y DIFICULTAD BAJA

Reserva tu plaza ingresando 13€ en concepto de “Ovochorizada”, antes del viernes 15 de noviembre, en nuestra habitual cuenta de Unicaja España Duero.

Y como siempre...

¡Equípate para una actividad de senderismo! ¡Ven y disfruta!

martes, 22 de octubre de 2019

A Alcubilla de Avellaneda

20 de octubre de 2019

“¡Oh capitán! ¡Mi capitán! Nuestro espantoso viaje ha terminado,
la nave ha salvado todos los escollos, hemos ganado el anhelado premio,
próximo está el puerto, ya oigo las campanas y el pueblo entero que te aclama,
siguiendo con sus miradas la poderosa nave, la audaz y soberbia nave”

(Walt Whitman).

Quien se haya acercado a este extraordinario poeta o haya degustado la no menos extraordinaria película “El club de los poetas muertos”, recordará sin duda estos versos.

La medicina, el derecho, los negocios y la ingeniería son carreras nobles y necesarias para la vida. Pero la poesía, la belleza, el senderismo, el romanticismo, el amor… son las cosas que nos mantienen vivos 1

Como vivos nos mantiene hoy nuestro capitán, quien antes de empezar nos comunica que su rodilla tiene ya que pasar por “boxes”, obligándonos a salvar el escollo de caminar hoy sin él. Será distinto. Se nos hará raro no ver en cabeza a Ana y Vidal tirando de la tropa sanbur, aunque una vez más sanburearemos con ellos.

Son las 8 de la mañana cuando viene el autobús desde El Burgo con los primeros miembros de la expedición. Con la duda de última hora en cuanto a la asistencia o no de Charlie y Acacio, y tras unos minutos de cortesía, nos vemos obligados a partir hacia el destino de este día otoñal, que amenaza lluvia, aunque Elvira asegura que no nos mojaremos.

Llegamos Alcubilla donde nuestros anfitriones, Marcos y Petra, se muestran deseosos de llevar a cabo su plan, que no es otro que hacernos atractivos los parajes de su infancia. Pero antes de empezar nos abren su casa para dejar allí los bártulos que hayamos podido traer en previsión de males mayores durante la jornada: ropa y calzado de recambio.

Esperamos también a dos nuevos andarines sorianos que han decidido unirse a nuestro grupo y que vienen directamente desde Soria. Con ellos somos 27 los valerosos caminantes que nos hemos dado cita en estos confines de la provincia de Soria.

Alcubilla, que dispone de más terreno de monte que de labor, situado a la margen derecha del río Pilde, está rodeada por pueblos cuya etimología es por sí sola evocadora: Hinojar del Rey, Quintanilla de Nuño Pedro, Zayas de Báscones, Zayuelas, Zayas de Torre, Alcoba de la Torre,… ¿Cómo dudar de su pasado romano, árabe y medieval?

IMG-20191020-WA0011

Pongámonos en marcha. Marcos, antes de nada, quiere que subamos al mirador de “Cierra la Cuesta” para que nos hagamos una idea del pueblo y de sus alrededores desde esta perspectiva privilegiada, donde el horizonte castellano se nos ofrece inmenso, con sus campos de cereal y sus viñas.

Allí aprendemos que a Alcubilla se le conoció como el pueblo de las cien fuentes, de las que actualmente todavía quedan 18 activas.

A continuación, seguimos por el monte de encinas y sabinas, que provoca, otra vez más, la eterna disquisición entre enebros y sabinas; y es que el Junniperus Communis no pierde ocasión de engendrar los más variados comentarios y razonamientos. Los más sesudos tratan de interpretar las distintas subespecies y variedades del juniperus, dando categoría científica a jabinos, sabinos, enebros… hasta los más pragmáticos que nos hablan de las hojas que, como los pimientos de Padrón (unos pican y otros no), éstas unas pinchan y otras no, pasando por las bayas de las que se obtiene la ginebra. Incluso haberlos haylos que afirman, muy de veras, que no hay nada más resistente en este mundo a los envites de la vida que un enebro de pie y una mujer de culo.

IMG-20191020-WA0019

En estas andábamos, cuando nos encontramos con una curiosa calera en muy buen estado de conservación. Se trata de un pozo, a modo de horno, en el monte, en el que, hasta el siglo pasado, se introducía madera para hacer fuego y generar así, de la calcinación de la piedra caliza del propio terreno, el óxido de cal con el que adecentar las fachadas de las casas y corrales.

Tras las fotos de rigor proseguimos por el camino hacia Hinojar. Enseguida nos encontramos con un paraje idílico. Nos cuenta Marcos que también ha habido quien ha cambiado la iglesia por este descampado para casarse al amparo de la naturaleza más elemental.

Hay que acelerar la marcha porque el día se nos está yendo de las manos. Entre que no tenemos al Capitán, que Marcos se encuentra hoy en sus dominios como pez en el agua, y que la lluvia no hace acto de presencia, el relajo empieza a ser exagerado. Se impone dar un apretón y, eso sí, en animada charla, tratar de avanzar en nuestro rodeo a Alcubilla.

Dejamos pues a la izquierda la mojonera con Hinojar, que es tanto como decir, con la provincia de Burgos, y seguimos, ahora sí, hasta que la gusa hace acto de aparición. No llevamos todavía ni la mitad de la ruta, pero los cuerpos piden sustento, y es nuestra obligación tratar de proporcionárselo. Obligación que cumplimos generosos con las viandas y los caldos.

IMG-20191020-WA0017

Tras el refrigerio reemprendemos el recorrido hacia las encinas milenarias de Alcubilla, donde, una vez más, Marcos nos ilustra acerca del crimen medioambiental cometido durante la concentración parcelaria, donde no sólo borraron del mapa las encinas que molestaban el cultivo de las tierras, sino que además provocaron la desaparición de márgenes, ribazos y cirates, con lo que, de rebote, se cargaron buena parte de la flora y fauna del lugar. Todo fuese con el noble objetivo de la mejora del rendimiento de las explotaciones agrícolas.

A partir de aquí, y después de realizar una foto de familia a modo de homenaje a las encinas, nuestro guía de hoy decide que hay que atrochar en el trayecto que nos lleva a la calzada romana; siguiente y último hito de la excursión de hoy. No en vano Alcubilla se encuentra en el camino de Clunia a Uxama.

Sin embargo, en este tramo y casi al final del día nos sorprende una testimonial lluvia que hace que aceleremos para ver los restos de un miliario romano, que nos deja una sensación agridulce. Estamos seguros que la importancia romana del lugar merecería mayor consideración. Seguro que musulmanes y cristianos posteriores, en su constante trajinar por los alrededores, se aprovecharon más que nosotros de las infraestructuras romanas de Alcubilla.

Desde aquí ya nos dirigimos al cierre de la etapa. No sin antes divisar las viñas que, este año 2019, han hecho del Legaris de 2015, el mejor tinto español, el mejor tinto de la Ribera del Duero, en el prestigioso International Wine Challenge. ¡Habrá que probarlo si el bolsillo nos lo permite!

Junto a las viñas, la ermita del Cristo del Campillo, que como en algunos edificios sanestebeños, incluye entre sus muros, piedras, seguramente estelas funerarias, de origen romano del siglo I a. d C.

Alcanzamos la meta pues tras 19km y 288m de desnivel, con la miel en los labios, para disfrutar el edificio más emblemático de Alcubilla: El palacio de los Avellaneda, que da apellido al pueblo. Allí hemos apalabrado la comida a Jaime, el restaurador de El Quintanarejo que ampliando su emporio se vino el pasado julio hasta estos nobles y aristocráticos lares.

Construido en el siglo XVI por Lope de Avellaneda, el palacio, hermano menor del que existe en Peñaranda de Duero, pasó a sus descendientes, para finalmente acabar en poder del marqués de Torreblanca y la marquesa de Tavira antes de pasar a manos de los vecinos en 1928, quienes finalmente lo cedieron al ayuntamiento.

Recientemente restaurado, después de servir como aposento a la guardia civil, y tras varios intentos de recuperación, el inmueble se ha transformado en un acogedor restaurante con encanto, en el que rematar días como hoy. Así que si decides visitar la recomendable y cercana Clunia, incluso el bonito pueblo de Peñaranda, no te equivocarás si acabas la jornada degustando alguno de los platos de este tranquilo y entrañable Palacio de los Avellaneda.

IMG-20191020-WA0016

Tras las cervezas de rigor y para unirse a la comida SanBur, aparece Vidal, con sus muletas, acompañado, ¡cómo no! por Ana. Han venido con María, quien les ha recogido en San Esteban, ya que no han querido perderse este distendido rato de convivencia sanbur.

La buena comida se remata, una vez más, con unas partidas de cartas a la espera de la llegada del autobús que nos devuelva a nuestro pueblo.

Gracias a Marcos y Petra, y a los restauradores del Palacio, por habernos regalado otro día más para la memoria SanBur.

“¡Oh capitán! ¡Mi capitán! Nuestro espantoso viaje ha terminado,
la nave ha salvado todos los escollos, hemos ganado el anhelado premio,
próximo está el puerto, ya oigo las campanas y el pueblo entero que te aclama,
siguiendo con sus miradas la poderosa nave, la audaz y soberbia nave”

Como has comprobado, capitán, la nave SanBur, espera ansiosa tu regreso. Que los días de obligado reposo en el dique seco te sean leves!

Eduardo Bas.
20Oct2019

1 Lo del senderismo, evidentemente, es una licencia que me he permitido.